Estés dónde estés, 48 años comunicado

Un 5 de septiembre de 1969, cuando El Calafate era muy diferente del que conocemos, un grupo de pioneros patagónicos se comprometía con el sueño de la telefonía. La necesidad de comunicarse en un mundo cada vez más desarrollado imponía condiciones, y aquellos enamorados de su comunidad serían vanguardia para que 48 años después, aquél poblado devenido en ciudad, tuviera su lugar en el extraordinario universo de las telecomunicaciones.

En aquella ocasión se erigía además el organismo que guiaría los destinos de la institución, el Consejo de Administración. Lo presidió Roy Negro, secundado por José Iglesias desde la Vicepresidencia; Federico Wyss como Secretario y Oscar Gatti en el rol de Tesorero. Desde entonces se afianzarían los cimientos de Cotecal en la identidad misma de El Calafate.

En septiembre del mismo año los socios de la Cooperativa enviarían a Siemens los planos de la localidad. En ellos figuraban los domicilios a dónde se pretendía llevar el teléfono, a la espera de un presupuesto. Esta iniciativa significaría al año siguiente, con el aporte del Estado mediante la ley 18.188 el primer paso hacia nuestra propia red. En la normativa se establecía un adelanto desde el ejecutivo provincial, en el que además se contemplaba la construcción de una sede.

El Secretario Federico Wyss y el Síndico Suplente, Olivio Vergara, serían los portadores de aquellas buenas noticias. A la vez, anunciarían el apoyo de la provincia de Santa Cruz para ampliar la red a 30 nuevas líneas, además de las contempladas en el proyecto original.

El decreto 828/70 iba a confirmar la promesa de recursos. En paralelo, se tenía noticias de que las primeras reparticiones con sede central en Río Gallegos confirmadas en el proyecto eran: el Consejo Agrario Provincial, el Tribunal Superior de Justicia, Vialidad Provincial, Ministerio de Asuntos Sociales, Empresa Provincial de Servicios Públicos y la Jefatura de Policía. A todos ellos se les iba a pedir el pago inmediato y accedieron.

En agosto, el Consejo de Administración avanzaba a paso decidido en su determinación de dotar al pueblo de telefonía y conseguía instalar la central telefónica. Se impulsó un plan que contemplaba 100 líneas, con la previsión de ampliarse hacia 40 más en el corto plazo. Se gestionó un presupuesto anexo para llevar el servicio a las zonas rurales aledañas. Restaba concretar la construcción de la sede.

El edificio propio se iba a comenzar el 20 de junio de 1971, en las tierras oportunamente tramitadas ante el Consejo Agrario provincial. Para junio de 1982 el progreso de la institución había sido vertiginoso. Las líneas ya alcanzaban a 300 domicilios, en un pueblo de poco más de 1000 habitantes. Significaba que prácticamente toda la comunidad tenía acceso al teléfono en uno de los lugares más recónditos del planeta.

Las obras se sucederían. Los tendidos de redes acompañarían el paso cansino al cual crecía el pueblo por aquellos años. En 1992, cuando la localidad rondaba poco más de 3000 almas, ya eran 500 los abonados de Cotecal.

Iba a ser en 1997 cuando nuestra Cooperativa, con el impulso de hombres y mujeres comprometidos con el devenir del pueblo, apostaran por una tecnología completamente innovadora. Hablamos del “Dial-up”, un sistema para conectarse a través del teléfono a una red mundial llamada internet.

Inicialmente iba a ser Sartel la empresa proveedora del servicio. El Calafate había dado un paso hacia el futuro antes que la mayoría de Santa Cruz, superando incluso a Río Gallegos.

Tres años después se brindaba internet con fines sociales y educativos. Llegaba el salto hacia el ADSL (internet de banda ancha mediante cables de cobre). Se rubricaba un convenio con el Polimodal 9 y constituía el Centro Integral de Comunicaciones en dónde todo el pueblo se congregó a “navegar”. En paralelo los alumnos del EEDJA 11 contaban con las mismas instalaciones y medios para cursar sus estudios.

Al 1° de marzo de 2002, Cotecal ya contabilizaba 2000 abonados al servicio telefónico y más de 500 a internet. El Calafate, de la mano de nuestra Cooperativa estaba en sintonía con lo que ocurría en el mundo. Se cumplían utopías impensadas como comunicarse en tiempo real con internautas de todo el globo.

Diez años más tarde, Cotecal había apostado por democratizar las telecomunicaciones. Se avanzó en la instalación de la tecnología CDMA 450 en toda la región. El corredor telefónico era una realidad y por primera vez en la historia, zonas de la ruralidad aledaña contaban con un teléfono para estar comunicados. Internet llegaba al Glaciar Perito Moreno y el aeropuerto internacional contaba con los servicios elementales para operar como tal.

El Calafate crecía y la Cooperativa Telefónica apuntaló aquél proceso. Corría junio de 2012, eran más de 4000 las líneas telefónicas activas y 2200 usuarios de la red de redes. Pero no siempre salió el sol. La institución también iba a pasar momentos complejos en términos financieros que afectarían su estabilidad interna, el desarrollo de nuevas redes y las inversiones.

En 2013 la situación económica de Cotecal era muy débil, con futuro incierto, dificultades para el pago de sueldos y a proveedores. Desde entonces a hoy, la consecución de gestiones que administrativamente se probaron exitosas, con la visión de la gerencia general y los mandos medios, consiguieron torcer aquella realidad.

En la actualidad, 53 trabajadores perciben sus salarios y beneficios en tiempo y formas legales. Existe una flota de vehículos totalmente operativa y renovada. El Chaltén cuenta con redes de fibra óptica que nos pertenecen y por las cuales proveemos a esa localidad del servicio de internet. Es la continuidad, evolución y actualización del sueño que tuvieran los socios fundadores, logrando a la fecha de hoy, hacer realidad el proyecto de Cotecal TV.

Al mismo tiempo, la Cooperativa se encuentra lanzada en la inversión más ambiciosa de su existencia, con la mirada puesta en ofrecer redes de Fibra Óptica a cada hogar de El Calafate. Son escasos los ejemplos de este tipo de desarrollo en el resto del país, incluso en lugares donde los operadores son los que hegemonizan el mercado a nivel latinoamericano.

Mucho ha cambiado en estos años. Nuestro pueblo es una ciudad. La Cooperativa Telefónica hoy es mucho más que eso. Lo que sigue igual es el compromiso de cada una de las partes de nuestra institución de garantizar a la comunidad de El Calafate integración con el mundo. Es la idea fundacional que sostenemos desde los valores cooperativos, es mantenerte “estés donde estés, siempre comunicado”.

Suscribite al News de Cotecal

Contacto

Si desea hacer una consulta o mismo realizar un reclamo utilice el siguiente formulario.